Cronica salida a Picos de Europa. 15-19 Septiembre 2018

Como estaba programado en el calendario, un grupo de 19 miembros del club nos encaminamos de nuevo a nuestros queridos Picos de Europa, concretamente al desconocido sector este del Macizo Occidental, para realizar una sorprendente travesía circular.

Nos dimos cita en el hostal Poncebos, donde cenamos y pernoctamos la noche del viernes día 14.

 

El sábado, comandados por Teresa y Carlos, nos encaminamos por la conocida Ruta del Cares, para tomar el desvío a la canal de Culiembro, y ascender por ella a la majada de Oston, fantástico mirador sobre el Cares, y el Macizo Central de Picos.

 

Después de un merecido respiro, empezaron los sube y baja, atravesando jous y las maravillosas majadas que se sucedían en el camino. Después de algo más de 10 horas, 1.590 metros de desnivel acumulado y 24 kilómetros, avistamos los emblemáticos Lagos de Covadonga, encaminándonos al refugio de la Vega de Enol, para cenar y descansar de la jornada extremadamente calurosa y húmeda que habíamos tenido.

Sobra decir que la cena que nos prepararon los guardas, a base de ensalada y exquisito pote asturiano, fue excelente.

Al día siguiente, volvimos a desandar parte del camino de ida, y en la majada de Belvin, tomamos rumbo hacia el mítico pico de Cabezo Lleroso. Después de interminables travesías de jous, llegamos a la Horcada de los Bueyes, desde donde los más fuertes emprendieron la ascensión a la cumbre. Una vez reunidos todos, seguimos la interminable, pero maravillosa, travesía por jous y Horcada, hasta llegar a la espectacular majada de Ondon. Las vistas sobre el Naranjo eran espectaculares.

Después, ya sólo quedaba tomar la senda, que por la Espalda de la Bovia y la canal del mismo nombre, nos llevaría hasta la aldea de Camarmeña, y otra bajada a Poncebos. Hay que resaltar la bondad y comprensión de los conductores, que subieron los coches desde Poncebos, evitándonos así el último cuarto de hora de suplicio para los pies de algunos.

Volvieron a salir otras 10 horas largas de ruta, 1.150 metros de ascenso, 1.815 de descenso y 21 kms.

A las 19 horas, emprendimos el camino de vuelta a Madrid.

Nos faltó la tradicional degustación de fabada y queso, pero había que tomar el camino de vuelta rápidamente.

Alberto Lillo

Los comentarios están cerrados.