CRÓNICA SALIDA AL PIRINEO – NÉOUVIELLE 2018

El día 14 de julio veinte peñalaros nos dimos cita en el refugio del lago Oredón, en el pirineo francés, a la entrada de la reserva natural de Neouvielle, con el ánimo de recorrer los senderos que conducen a sus principales cumbres y de disfrutar del buen ambiente montañero. En el refugio no cabía más gente que la de nuestro grupo y eso hizo especialmente agradable la estancia, además de la buena acogida y cenas que Virginie, Emilie y el resto del equipo nos ofrecieron.

El domingo subimos desde el cercano lago Aubert hasta el pico Néouvielle (3090 m), con un desnivel positivo de 960 metros. Dos grupos de tres personas cada uno hicieron actividades diferentes por la zona, uno de ellos por la Cresta de los Tres Consejeros, y otro por la Aguja de Ramoung. Al grupo principal se unió Emilie, que trabaja en el refugio y que se animó a sumarse a la ruta, aportando una nota de simpatía y entusiasmo. El lunes amaneció muy cubierto, con tormentas y lluvia torrencial a primera hora. A media mañana, en un momento de calma atmosférica se decidió salir a realizar parte de la actividad prevista, subiendo al pico de Monpelat (2468 m), con un desnivel positivo de 740 metros, y volviendo al refugio por el lago Aubert, descubriendo magníficos paisajes donde la lluvia nos dio tregua.

El martes subimos al pico Campbieil (3173 m) desde el cercano lago de Cap Long, con 1210 metros de desnivel positivo, en una ruta larga en la que tuvimos que atravesar algún torrente crecido por el deshielo, además de atravesar largos neveros cercanos ya a la cumbre. A esta ruta también se apuntó Emilie, que ya parecía una más del grupo. El miércoles unimos el refugio de Oredón con el de la Glere, subiendo al pico Madamete (2640 m), atravesando la reserva natural, cuajada de lagos, bosques, picos y crestas. EL desnivel positivo fue de 960 metros y el único aspecto negativo fue la renuncia de Pedro Nicolás a continuar la ruta por problemas en la rodilla. Su falta se hizo notar en el resto de la semana. La tormenta nos respetó hasta la llegada a la puerta del refugio, momento en el cual se desató con toda su potencia.

El jueves amaneció un día magnífico y pudimos cumplir con el objetivo del día que era subir al Turon de Neouvielle, (3035 m) con un desnivel de 970 metros positivos atravesando zonas de lagos, algunos helados aún en parte, neveros y canchales hasta llegar a la cumbre de impresionantes vistas. El viernes volvimos al refugio de Oredón, por la Hourquette Mounicot, apurados por el anuncio de tormentas que efectivamente llegaron a primera hora de la tarde, y por un tiempo inestable que amaneció con niebla y muy cubierto. El desnivel del último día fue de 656 metros positivos. Después de una reparadora cena y los correspondientes cánticos peñalaros, nos fuimos a dormir nuestra última noche de esta magnífica semana en el pirineo francés. Al día siguiente nos volvimos a Madrid, con la mochila bien cargada de magnífico ambiente de compañerismo, increíbles montañas, bosques, lagos y cimas conquistadas. Una semana plena de Montaña.

Miguel Tebar

Los comentarios están cerrados.