Crónica salida al Valle del Aspe. 7-8 Julio de 2018

Fin de semana de montaña esplendido, donde un grupo de 10 Peñalaros, nos adentramos el circo de Lescún, con la intención de ascender el Grand Billare, impresionante mole rocosa que guarda el circo.

Por precaución, tuvimos un buen madrugón que alejaba la probabilidad de sufrir alguna de las tormentas previstas.  Aunque un chaparrón inicial nada más salir, no hacía presagiar el buen tiempo que acompañó la ascensión.

Después de atravesar el Arroyo de Anaye, se acomete la subida, primero a través de, un bosque de hayas magnifico, que cubre numerosas cascadas. Un suelo de hojas acompaña al montañero, hasta los prados del Cayolars de Anaye, donde pacen ovejas y vacas que guardan sus atentos mastines.

La ascensión debe superar una pendiente muy pronunciada inicialmente por ladera herbosa, siguiendo trazas de camino. Si hubiese que descender siguiendo el mismo camino, bajo la lluvia, éste se convertiría en una continua sucesión de caídas.

La pedrera posterior aumenta la inestabilidad del terreno con una mayor a inclinación de la pendiente, terminando finalmente en un collado de vistas espectaculares.

A partir de este punto comienza una arista que nos dejara a los pies de una chimenea fácil, y continuando con una sucesión de trepadas fáciles,  nos deja en la cima principal.

Si se quiere llegar a la cima secundaria, se debe realizar una primera bajada fácil pero expuesta.

Después de las celebraciones usuales en la cumbre, y posterior comida, rápidamente nos dirigimos de vuelta a la cresta y posterior pendiente de descenso, la lluvia nos alcanza ya en el pueblo de Lescún, tomando unos refrigerios.

La ascensión fue de 1400 m desnivel positivo en 8 horas y cuarto.

Después de una noche de tormentas y lluvia, nos proponemos ascender el domingo el pico de Llana de la Garganta desde las pistas de ski de fondo de Candanchu. Se atraviesa previamente el bosque de Sansanet, para sobrepasar el paso de Aspe o Chorrota, pero el agua que baja por las cascadas lo hacen impracticable en esta época del año. Después de varias investigaciones buscando un mejor camino, y dado el tiempo empleado, cambiamos de objetivo y nos dirigimos hacia el Ibon de Estanés, regresando al punto de partida de la excursión, sin novedad.

El recorrido fue de 900 m de desnivel en 8 horas aproximadamente.

Sergio Miguel Martín.

Los comentarios están cerrados.