Crónica Salida Congost de Mont Rebei. 11-12 Noviembre 2017

El sábado nuestro objetivo era realizar el camino del Congost de MontRebei de extremo a extremo.
Esta jornada ha sido algo diferente a lo que nos tiene acostumbrados la Sección de Montaña: llegar a la cima de las cumbres, casi siempre, en una ruta circular. Lo diferente radicó en que esta ruta discurre casi sin desniveles y fue un trayecto de ida y vuelta por el Congost. Debido principalmente a la peculiar orografía de la zona. Sin embargo, esto no ha restado ni un ápice para que disfrutásemos un recorrido precioso, encajonado por las enormes paredes, con un camino excavado en la piedra y los senderos repletos de madroños maduros que con su fruto rojo, ponían el toque otoñal a este paseo.

También contamos con el aliciente de pasar por dos puentes colgantes y subir unas antiguas ferratas, punto característico del recorrido, que se han convertido en escaleras y pasarelas, como las existentes en el Caminito del Rey, y que hacen el paseo accesible a todo el mundo, o al menos, a todo el mundo que no tenga demasiado vértigo.

El único punto triste de esta bonita jornada fue que con este extraño otoño “secamente primaveral”, y debido a la falta de lluvias, hayan dejado a este magnífico embalse de aguas turquesas con unos niveles tan bajos de agua que nos encontrábamos con zonas en que quedaba a la intemperie ese lodo cuarteado que asemejaba un desierto.
La salida fue altamente secundada, teniendo que ampliar las 20 plazas iniciales, lo que hizo que fuese una gran fiesta de amigos y socios, que antes de la cena compartiésemos risas, alguna que otra cerveza e historias de montaña y de la vida, que pasaron a un segundo plano cuando llegó la cena.

Ya el domingo teníamos planeada la ascensión al punto más elevado de la zona, la cumbre del MontSec, en esta jornada partimos un grupo menor, debido a algunas indisposiciones leves, afortunadamente sin complicaciones.
El camino de ascenso zigzagueaba por la parte más amable de la pared, hasta alcanzar un collado que nos permitió llegar a la parte mas elevada, y los ultimos metros de tendido ascenso fueron cómodos hasta alcanzar el vértice geodésico.


En la cumbre de la Pared de Aragón disfrutamos de una impresionante panorámica del recorrido que realizamos el día anterior y más allá, en dirección Norte, la maravillosa línea de tresmiles pirenaicos blanqueados por las deseadas nieves invernales. La climatología tan peculiar que disfrutamos para esta época del año nos permitió almorzar con agradable temperatura en la cumbre y nos hizo comentar las pocas ganas de regresar a la contaminación Madrileña...


Afortunadamente, mas montañas nos esperan!!

Beatriz Peña y Amparo Gasso.

Los comentarios están cerrados.