Crónica salida Hoya de las Berzas. Vocalía de Jóvenes

La Vocalía de Jóvenes programó para el fin de semana del 8 y 9 de junio pasar unos días en la Sierra de Gredos en compañía de David de Estaban Resino, aperturista de muchas vías en la zona, a la que también nos acompañó en esta ocasión el presidente del GAM, Luis Guillén.

 

Tras el atasco de rigor para salir de Madrid un viernes, llegamos al pueblo de Navalperal de Tormes, donde dejamos los coches y nos cargamos los macutos a la espalda. El camino de subida hasta la zona donde plantamos el vivac fue muy ameno, entre charlas y el bonito paisaje de la zona de finales de primavera, con los piornos en flor y los ríos cargados de agua de deshielo.  La zona donde pasaríamos las dos noches fue la Hoya de las Berzas, un recóndito rinconcito en Gredos que tuvimos para nosotros solos. Llegamos ya anocheciendo, así que sin perder tiempo cenamos algo y nos metimos en el saco.

El sábado amanecimos con los primeros rayos (y algún cacerolazo de los más veteranos), tomamos un buen desayuno y nos pusimos en marcha. Se aprovechó muy bien el día, escalando las distintas cordadas una buena cantidad de vías de autoprotección: Luz perfecta(6a+, 380m), Pretorianos(6a+, 225m), Pilar del amanecer(6a+, 155m), Zoe(V, 415m) e incluso les dio tiempo a David, Luis y Julio a la apertura de dos nuevas vías en el Risco de las Portillas (La fábricaV, 120m) y en el Belesar (La vieja guardiaV, 110m). Aquellos que no les apetecía escalar realizaron rutas por la cercana zona de Cinco Lagunas, disfrutando de la belleza y la tranquilidad del lugar. A última hora del día llegaron el resto de compañeros que no pudieron escaparse de Madrid el viernes por la tarde y tuvieron que hacerlo el sábado a primera hora. Después de la dura jornada y una merecida cena, caímos todos rendidos en el saco rápidamente.

 

El domingo fue más tranquilo y solo nos dio tiempo a un breve paseo por la zona antes de recoger las cosas y ponernos en marcha de nuevo dirección al coche.

Desde la Vocalía agradecemos a David reservarnos un par de días para acompañarnos y enseñarnos este lugar tan idílico de la sierra. Nos encantó el fin de semana de desconexión en Gredos y nos fuimos sabiendo que no tardaremos en volver para acabar los muchos deberes que nos quedaron.

Gabriel García Rodríguez

 

 

Los comentarios están cerrados.