Crónica salida Peña Ubiña. 28-29 enero 2017

El día 27 de enero nos reunimos unos pocos peñalaros de las secciones de esquí y de montaña para subir a Peña Ubiña (Asturias). El viernes 27 fuímos a dormir al albergue juvenil del poblado minero de Bustielllo en Ujo, cerca de Mierers, donde Pruden nos estaba esperando con las habitaciones preparadas y la cena lista para aquellos que la reservamos. Otros fueron a cenar a un asador de  Mieres y volvieron maravillados de la generosidad asturiana.

Nos levantamos temprano, como corresponde y después del alucinante desayuno organizamos una pequeña procesión desde el albergue hasta el aparcamiento de Tuiza de Arriba. Allí no acabamos de decidir si podríamos esquiar o no, así que decidimos portear las tablas hasta el refugio del Meicin. Al llegar al Meicin comprobamos que no había suficiente nieve para esquiar, así que decidimos subir a Peña Ubiña andando. Aunque al principio salimos cada uno como Díos le dio a entender, cuando llegamos al collado de Terreos, como la niebla era espesa decidimos agruparnos.

IMG-20170131-WA0035

Ya en la primera subida fue necesario ponerse los crampones, había hecho mucho frío los días anteriores y había mucho hielo. A medida que ascendíamos un viento frío se notaba cada vez más. Casi llegando a la cumbre las nubes se retiraron para dejarnos ver los impresionantes puertos leoneses de la Cubilla, valle de San Emiliano y los valles asturianos de Quirós y del Huerna, Peña Rueda , Los Fontanes y la Mesa.

IMG-20170131-WA0028IMG-20170131-WA0027

Después de descansar un rato algunos decidimos ir por la cresta hacía Peña Ubiña la Pequeña y el resto descendió por la segura huella de subida. Según bajamos la tarde abrió y el Sol se dejó ver con claridad para celebrar con nosotros nuestra ascensión.

IMG-20170131-WA0032

Ya de vuelta en el refugio y después de algunas manos de mus esperamos pacientemente a la cena y a que volviera una pareja que se aventuró por el corredor de la cara norte. Ambos volvieron, ya de noche cerrada, hambrientos muy cansados y muy orgullosos de su hazaña. Para finalizar, nuestra cocinera Tania, delante de la cual todos nos poníamos un poco más erguidos, nos proporcionó unos garbanzos asturianos, unos macarrones y de postre casadielles.

Como el domingo amaneció lloviendo decidimos recoger e iniciar la vuelta a Madrid. Todos quedamos muy contentos y dejo como prueba la foto que nos hicimos en Tuiza. La experiencia ha sido inolvidable y una lástima que se diera de baja tanta gente. Como organizador agradecer a todos vuestra participación, vuestra cortesía y vuestro saber estar y hasta la próxima.

Antonio Cereceda Sanchez.

Los comentarios están cerrados.