Crónica salida La Peñota-Montón de Trigo – Vocalía de Jóvenes

Para el mes de febrero, la Vocalía de Jóvenes tenía programada una actividad invernal en el Sistema Central. Sin embargo, las condiciones de este mes no han permitido hacer nada de este tipo, por lo que se optó por sustituir la actividad por otra de senderismo, para así conocer mejor las cumbres de la Sierra de Guadarrama. La ruta elegida fue una circular que corona varias cumbres en los alrededores del Valle de la Fuenfría.

Así que el domingo 23 de febrero, con unas condiciones completamente primaverales, un grupo de seis jóvenes iniciamos la ruta. Desde el aparcamiento de la fuente de Majavilán comenzamos una subida por el sendero que recorre la Ladera del Infierno hasta desembocar en la pista forestal de la Calle Alta.
Una vez en ella, fuimos en busca de la Fuente del Astillero, punto en el que proseguimos la marcha hasta llegar al Collado de Cerromalejo.
Desde ahí subimos hasta alcanzar la cima de la Peñota (1.945m), y tras comer, beber y charlar un poco, retomamos la ruta recorriendo el cordal que teníamos por delante, pasando por Peña del Águila (2.008m), Peña Bercial (2.002m), Cerro Minguete (2.026m) y llegando finalmente a Montón de Trigo (2.161m), punto culminante de la actividad. En este lugar aprovechamos para parar a comer y recuperar fuerzas.

Durante toda la ruta pudimos disfrutar de unas vistas maravillosas de la sierra y de los alrededores, llegando a divisar el nevado Circo de Gredos, así como divisar los pocos neveros que se resistían aún a derretirse bajo el imponente sol.

Tras una hora de animada conversación,iniciamos el descenso, pasando por el Puerto de la Fuenfría, hasta toparnos con la conocida calzada Romana (usada en época romana como vía de comunicación entre las poblaciones de ambos lados de la Sierra de Guadarrama). En vez de ir por la calzada, cogimos una senda que seguía a media ladera y posteriormente enlazamos con una trocha que bajaba al arroyo donde se encontraba la Fuente Tu Tiempo.

Casi al final de la bajada pasamos por el Refugio que construyó Peñalara entre 1918 y 1921, aunque actualmente se encuentra abandonado.

Tras unas 6 horas y media de ruta, llegamos de nuevo al aparcamiento, el cual se había llenado de gente que, al igual que nosotros, quiso aprovechar el atípico y primaveral buen tiempo de ese día para disfrutar de nuestra sierra.

 

Lidia Escudero

Los comentarios están cerrados.