Salida al Circo de Gredos – Vocalía de Jóvenes

Imagen 1. Refugio del Reguero Llano

El pasado viernes 1 de marzo, salimos diez jóvenes peñalaros rumbo a la plataforma de Gredos para pasar un fin de semana completo recorriendo algunas de las principales cumbres de este circo tan alpino.  Esta fue la primera salida en grupo de la vocalía, aunque no al completo, fuera de la sierra del Guadarrama, y había muchas ganas de pasar un buen fin de semana, en el que seguir conociéndonos y haciendo montaña.

Alrededor de las 21:30 horas llegamos todos a la plataforma y poco después estábamos caminando hacia el refugio de Reguero Llano, lugar donde pasaríamos la primera noche. Cenita a golpe de hornillo y empanadas, ¡y directos al saco! A la mañana siguiente nos levantamos y bajamos de nuevo a la plataforma a dejar parte del material de esa noche y a preparar los macutos para comenzar realmente la actividad.

Sobre de las 9:30 nos pusimos en marcha hacia el Morezón (2.389 m) tomando la pista normal de subida a la Laguna Grande y, una vez llegamos a la altura del Reguero Llano, giramos 90º a la izquierda para seguir ascendiendo hacia nuestro objetivo.  Dada la preocupante escasez de nieve, no nos pusimos los crampones hasta alcanzar el collado Navasomera, ya a los pies del Morezón.

Desde ahí, subimos al risco divididos en dos grupos, siguiendo unos el corredor principal que lleva a la línea de cumbre, y otros tomando algunos de los trazados que van paralelos a este por corredores algo más estrechos y empinados. Poco después nos juntamos en la cumbre para disfrutar de la panorámica al circo, desde donde nos miran todas sus cumbres y crestas de roca desnuda en este inusual invierno.

Imagen 2. Cumbre del Morezón con el circo a la espalda

Tras descansar un rato bajo el sol disfrutando de las vistas, decidimos ponernos de nuevo en marcha. Gus y Pablo decidieron acercarse a algunas agujas que quedaban hacia el SE para comprobar si existían líneas de escalada en roca en un vistoso diedro que veíamos desde la cumbre del Morezón y que Gus ya tenía localizado de ocasiones anteriores. Los demás nos encaminamos al refugio Elola bajando a la pista que lleva del Mirador al refugio por los corredores que nos iban permitiendo descender de manera directa y segura. A las 14:30 estábamos en la terraza del refugio con el queso y el fuet fuera del macuto, dispuestos a darles un buen bocado.

Pasamos la tarde relajados en el refugio a la espera de que llegaran Gus y Pablo de su exploración. Pasadas algo más de dos horas y media les vimos llegar atravesando la laguna Grande. Desde este momento hasta el final del día nos dedicamos a charlar y seguir picoteando frutos secos acompañados de alguna cerveza. A las 20h llegó una contundente cena que nos dejó más que a gusto para subirnos a dormir poco después de terminar.

El domingo nos levantamos sobre las 7:30 para desayunar y prepararnos para la actividad del día: subir al Almanzor (2.592 m) por la Portilla del Crampón. Algo después de las 9:00 comenzamos a subir y fuimos avanzando alegremente por el circo disfrutando de esta bonita aproximación a la Portilla. Cerca de las 11:00 ya habíamos superado la Portilla del Crampón y nos encontrábamos en el tramo final del ascenso al Almanzor. Para este último tramo, dadas las condiciones de la nieve, la abundante roca y la escasa experiencia en este tipo de terreno de la mayoría de nosotros, Gus y Carlos decidieron sacar la cuerda y montar una pasarela por la que avanzaríamos el resto, de seguro en seguro. Tristemente, Quique, que no tenía cordinos ni descensor, decidió esperarnos en una repisa hasta que volviéramos de cumbre.

Una vez llegados todos al último tramo antes de la trepada a cumbre, arrancó Gus de nuevo para llegar a las argollas desde las que más tarde montaríamos el rápel. Una vez montada la reunión, subimos los demás encordados para encontrarnos juntos de nuevo a los pies de la cumbre del Almanzor. Pocos minutos después estábamos disfrutando de la cumbre y espectacular panorámica del Circo desde su cima más alta y emblemática.

Imagen 3. Parte del equipo en la cumbre del Almanzor.

Comenzamos el descenso rapelando desdelas argollas que hay debajo de la cumbre y esquivando durante el rápel a las numerosas personas que llegaban a cumbre en ese momento. ¡Menos mal que hemos subido justo antes que ellos! Poco después nos encontramos con Quique y seguimos hacia la Portilla. Pese a que la nieve estaba en buen estado y tallada con escalones de las pisadas del ascenso, para bajar la primera sección de la Portilla, que es la de mayor pendiente, preparamos una cuerda fija atada a una argolla situada en la parte superior de esta. Descendimos usando un nudo dinámico quienes no tenían cordino, y con un machard los demás.  Desde aquí hasta el refugio continuamos sin problemas para estar de vuelta entre las 14 y las 15 horas. Tras un merecido descansito, sobre las 17 comenzamos la bajada hasta la Plataforma con los macutos a la espalda.

Imagen 4. Foto del grupo completo en el Mirador

Cerca de las 19 horas estábamos llegando a la Plataforma para poner fin a este completísimo fin de semana en el que se han superado con creces todos los objetivos. Hemos completado las dos jornadas como estaban previstas, hemos puesto en práctica lo aprendido en los cursos de alpinismo 0 y 1 y nos lo hemos pasado de miedo. ¡Qué más se puede pedir!

Nos vemos en las salidas que vendrán.

¡Mucho monte!

Victor García

Los comentarios están cerrados.