Revista Peñalara hace 100 años: EN LA HORA DE LA PAZ. FINALIZÓ LA GRAN GUERRA

En el número 10 de nuestra revista, correspondiente a octubre de 1914 escribíamos, bajo el epígrafe "Paz a todos", algunas sencillas líneas, inspiradas en un deseo que ha tardado en cumplirse más de cuatro años terribles.

Durante este tiempo, día tras día, la guerra, furiosa, ha galopado sobre el mundo. Los elementos todos, se han teñido de sangre humana juvenil, prometedora, en otras horas felices, de la conquista y disfrute de la Naturaleza.

Nuestras revistas alpinas, que de tarde en tarde recibíamos, en un esfuerzo milagroso de trabajo, que atestigua todo el poder de la pasión por la montaña, llenaban entretanto sus páginas mejores con los nombres de los camaradas desconocidos caídos en los fieros combates.

¡Honor a los héroes de todos los campos que yacen en la inercia eterna y obscura de la muerte, en las fosas profundas, lejos de las benditas cumbres soleadas!

La guerra ha terminado, al fin, vencida en todas partes la hidra de cien cabezas, el monstruo frío, repugnante y viscoso, que la desató.

En la hora de gloria y alegría que representa para el mundo las once de la mañana del lunes 11 de noviembre de 1918, elevemos nuestro corazón a la esperanza; soñemos en el tiempo dilatado de paz, tierra de promisión que se abre ante todos- ¡oh, hijos nuestros, que la aprovecharéis! - para un nuevo ciclo de civilización más dichosa.

Y que el amor a las bellezas naturales-los mares y los montes, los bosques y las praderas-se desenvuelva más amplio cada vez, más profundo, más fácil y próspero.

(Revista Peñalara nº 59, noviembre 1918)

Los comentarios están cerrados.