Revista Peñalara hace 100 años: Las clavijas de Salarons

En el mes de septiembre de 1920 se recibió en Peñalara una carta del conde Saint Saud en la que sugería la conveniencia de instalar unas clavijas en el peligroso paso del circo de Salarons. La junta directiva estudió las posibilidades y a la vista de la seguridad que esta acción daría al tránsito entre el valle de Ordesa y la Brecha de Roldán, decidió, en su reunión de 13 de mayo de 1921, acometer esta importante acción.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Peñalara, gracias a la financiación de la Comisaría Regia de Turismo, encargó la preparación e instalación de las clavijas al hijo del que, años antes, colocó las treinta y tres que facilitan el paso por Cotatuero, Miguel el Herrero, que las instaló en el mes de julio de 1921. Los primeros que utilizaron estas clavijas fueron los componentes de un grupo de franceses que, procedentes de Gavarnie, pasaron la brecha para llegar a Ordesa. Los segundos usuarios fueron unos peñalaros que hicieron ese itinerario en sentido contrario.

Los comentarios están cerrados.